Home arrow Media Center arrow El Sapo Borracho
Print

El Sapo Borracho

En Costa Rica, aún para los biólogos es difícil llegar a ver a uno de estos curiosos habitantes del Bosque Seco tropical, pues pasa la mayor parte de su vida bajo tierra. Solo en Guanacaste, con las primeras lluvias a fines de mayo o principios de junio, emergen los sapos borrachos (Rhinophrynus dorsalis) con su poderoso canto buscando aparearse. Se les llama así pues con sus patas cortas caminan torpemente y tienen limitada capacidad para saltar.

En la estación de lluvias cavan profundamente y pasan todo el día bajo tierra, pero en la noche pueden salir a alimentarse de hormigas y gran variedad de insectos. Los biólogos de la Estación Biológica Palo Verde determinaron que pueden enterrarse a más de 1 metro de profundidad. Además de ser habitantes de los bosques secos de Centroamérica y el sur de México, ocasionalmente se les encuentra en potreros, campos cultivados y desagües de los caminos.

En los charcos donde se reproducen, cada hembra puede llegar a poner hasta 800 huevos. Cuando los renacuajos salen del huevo, al cabo de varios días, se reúnen en cardúmenes en la charca. Ahí pueden servir de alimento a las aves, larvas de libélulas y muchos otros animales. Cuando hay demasiados renacuajos inclusive se llegan a comer entre sí.

Los sapos son inofensivos y, por su ubicación y su dieta, se pueden considerar aliados de los productores en su afán de controlar las plagas. Solo cuando se les molesta pueden secretar una sustancia blanca y pegajosa que provoca una alergia leve a los humanos. Por eso es lamentable que se considere una especie amenazada con la extinción.

Foto: Sapo Borracho, Rhinophrynus dorsalis

 

Last Updated ( 11/02/15 )
 
Organization for Tropical Studies
Site powered by Joomla!